Thursday, August 15, 2013


UN ARTÍCULO QUE NO LLEGÓ A DESTINO


- Nos pidieron del diario un artículo sobre este tema: "Día del niño, se puede celebrar un día diferente, cómo volverlo menos comercial"
- ...Ok... ¿Cuánto tiempo tenemos?
- No sé aún, pero lo antes posible mejor

Jamás hubiera elegido ese tema, pero aquí se trata de escuchar las palabras y, de intervenir, intervenir con ellas. 
Una hora después ingreso a la casilla de mail para enviar el artículo ya escrito. Pero no alcanzo a despacharlo. Un correo recién ingresado dice: "el diario canceló el pedido, no explicó por qué".




"DÍA DEL NIÑO: SE PUEDE CELEBRAR UN DÍA DIFERENTE, CÓMO VOLVERLO MENOS COMERCIAL"


“Los chicos de hoy están muy consumistas”
+
“Los chicos de hoy saben lo que quieren y no los conformás con cualquier cosa”

Estas líneas podrían empezar así.
Pero así empezamos mal.

Porque aquí no busco un “juicio al consumo” (mucho menos evaluar a la infancia del siglo XXI). Sino apenas afirmar que celebrar “el día de” es dar.

Pero ahí dar es responder.

Los adultos podemos comprar y acaso no responder. Podemos esmerarnos en un “plan gasolero” y tampoco responder.

Celebrar “el día de” es responder a lo que se espera. Y con dinero o sin dinero, todos sabemos que no es tan fácil responder a lo que se espera.

Sobre todo cuando el padre espera que el chico que espera se satisfaga con lo que recibió…

Cada quien sabe si comprar más, menos, nada. Si ir a una juguetería o buscar en el periódico actividades que pueda compartir gratuitamente con sus hijos en "el día de".

En cualquier caso convendrá saber además que muchas veces, en los pedidos concretos (los que nos hacen los chicos o los que nos hacemos a nosotros mismos respecto de ellos) se esconde una pregunta.

Una pregunta que pocas veces quedó tan desnuda como en cierta tarde de sábado en la que un papá y una mamá conversaban en la cocina de su casa.
La puerta estaba entornada.
De repente se abrió, con violencia.
Su hijo de 4 años la acababa de empujar. Enseguida se detuvo, justo bajo el marco, e increpó: “¡mamá, estoy aburrido!... ¿Qué quiero yo?”.

Con dinero o sin dinero… ¿qué damos cuando respondemos?. 

Guillermo Cabado

(la publicidad que acompaña el artículo fue generada para la empresa de celulares para un "día de la madre")