Saturday, March 21, 2015

10 - Nozarashi


Clic aquí para ver capítulos anteriores:
 1  2 - 3 - 4 - 5  - 6 7  - 8


NOZARASHI
(INTEMPERIE)

* capítulo 10 *





Un juego de verano
en el jardín japonés.

(a Ricardo Rodríguez Ponte, 
de cuyo apasionado trabajo 
hallarán esquirlas desperdigadas 
a lo largo de estos breves capítulos)



(RESUMEN DE LO ANTERIOR: 
él sigue sin dar con la pista que lo oriente con el paradero de su pez, Roberto 
Y con la psicología de su novia.
Su ex novia.
En esa deriva recuerda un impulso de cierta vez
 en que se le ocurrió entrometerse en el muro de
Facebook de ella

para informar al mundo que se la acababa de llevar a la cama...)



CAPÍTULO 10


2352 x 2, sin mediar accidentes, da 4704 ojos amigos de mi novia en Facebook, entre ellos los dos de su madre.

Fue un impulso y arruinó el perfume que flotaba aún pasada la mañana.
Celina no se enteró hasta varias horas después:

"Disculpen,
en un rato les devuelvo a su Celina.
Me la estoy comiendo por proa
y por babor,
y por popa (¡!)
y estribor.

El novio".

Cuando regresé al cuarto (... aún sigo creyendo que el problema fue esa suerte de insectos de admiración que tipeé después de "popa"...) en la radio sonaba el tango de Bajo Fondo. Entre los acordes electrónicos emergía, intermitente, la voz antigua de Borges diciendo unos versos.

Ahora mismo sucede aquel momento infinito. La boca de ella plegada al fraseo del poeta, susurrando:

"no volverá tu voz a lo que el persa dijo en su lengua de aves y de rosas...".

Ahora mismo, en esta piel que se aprieta. 

Lo llevo escrito en el cuerpo con un trazo que no es más que pura borradura. 

Me digo que no era para tanto lo que escribiera en su muro. 

Pero eso no ahuyenta la angustia



O si era, lo que era no era algo que yo. 

Ya sé que no se entiende.

De hecho así se lo conté al día siguiente a mi analista empujado por el temor de haberla perdido para siempre. Él no me dijo nada, pero cuando callé me preguntó en qué me había detenido. Fui franco:

- Me gustaría saber qué pensás

- El poema de Borges se llama "Límites"... - suspiró - ¿Nos vemos la próxima?".

Cuando se lo conté a Sebastián meneó la cabeza: 

- ¿Y para eso le pagás?



Celina tardó un mes en volver a hablarme. Jamás quiso decirme qué, de todo aquello, fue lo que tanto le molestó. Cenamos. Le conté esa sesión de análisis y también la charla con Sebas. Ella me miró un rato sin decir nada. Como yo quería hacer buena letra, esperé sin decir nada. Ahora pienso que lo que tenía que discutir ya lo habría discutido sin mí. 

Al fin se levantó y se acercó a la pecera. Se inclinó detrás de las algas y me confió:

Me está apareciendo una imagen para el ensayo de mañana: "ella pintaba en su lengua de peces y cerezos"e
nseguida asomó su cara de niña sobre el borde del acuario con su primer sonrisa en tanto tiempo 

Ahí está otra vez Ce; la insistencia de su letra en mi modo de hacer agua. Ya no necesitaba discutir conmigo para ponerse de acuerdo con ella. Pero yo no me había dado cuenta de eso. 

Al rato se fue.




Tuvieron que pasar aún muchos días antes de que aceptara volver conmigo. Para cuando eso sucedió, ella tenía un regalo preparado: un libro de Francois Cheng, el maestro chino de Lacan, que desde entonces aún no tuve tiempo de leer.

Mientras miro la pecera sin Roberto caigo en la cuenta: ¡¡el libro de Cheng!!.

Ahí vamos. 


Aún otra vez.











(Para leer el capítulo 11 clic aquí)

Guillermo Cabado



El video y las imágenes de obra de este capítulo pertenecen a
la artista japonesa Akino
Kondoh (clic aquí) .


El tango de Bajo Fondo Tango Club, "Perfume", puede escucharse en el capítulo anterior

El poema "Límites" puede escucharse en la voz de Jorge Luis Borges en http://www.youtube.com/watch?v=gf3chlVK7w0


No comments: